Home Locales Venas Varicosas, o Trombosis de las venas, un enemigo silencioso

Venas Varicosas, o Trombosis de las venas, un enemigo silencioso

360
0

Las varices son una enfermedad, una manifestación de la llamada Insuficiencia Venosa Crónica (IVC).

Son dilataciones tortuosas de las venas por causa de defectos en sus paredes o por anomalías en las válvulas. Esto altera la circulación de retorno al corazón por estancamiento de la sangre en las venas deformadas.

Síntomas

Las venas varicosas pueden no causar ningún dolor. Algunos signos que puedes tener venas varicosas son los siguientes:

  • Venas que son de color púrpura o azul oscuro
  • Venas que aparecen retorcidas y sobresalen; a menudo, son como cordones en las piernas

Cuando se manifiestan signos y síntomas dolorosos, estos pueden comprender lo siguiente:

  • Una sensación de dolor o de pesadez en las piernas
  • Ardor, pulsación, calambres musculares e hinchazón en las extremidades inferiores
  • Empeoramiento del dolor después de estar sentado o de pie durante mucho tiempo
  • Picazón alrededor de una o de más venas
  • Decoloración de la piel alrededor de una vena varicosa

Las arañitas son similares a las venas varicosas, pero son más pequeñas. Las arañitas se encuentran más cerca de la superficie de la piel y, a menudo, son rojas o azules. Las arañitas se producen en las piernas, pero también pueden encontrarse en la cara. Varían en tamaño y, a menudo, parecen una telaraña.

Causas

La debilidad o daño en las válvulas puede provocar venas varicosas. Las arterias llevan la sangre desde el corazón hacia el resto de los tejidos y las venas devuelven la sangre del resto del cuerpo al corazón para que la sangre pueda volver a circular. Para regresar la sangre al corazón, las venas de las piernas deben trabajar contra la gravedad.

Las contracciones musculares en la parte inferior de las piernas actúan como bombas, y las paredes elásticas de las venas ayudan a que la sangre regrese al corazón. Las pequeñas válvulas de las venas se abren a medida que la sangre fluye hacia el corazón y luego se cierran para impedir que la sangre fluya hacia atrás. Si estas válvulas son débiles o están dañadas, la sangre puede

No tratadas a tiempo ocasionan complicaciones cada vez más graves:

  • Flebitis
  • Atrofias de piel con pigmentación oscura
  • Ulceras
  • Varicorragias (hemorragias en una variz)
  • Trombosis

FLEBITIS

Muy frecuente en varices no tratadas, es la inflamación de una vena varicosa que causa dolor, enrojecimiento y calor en la zona. Necesita ser tratada lo antes posible por el médico especialista por las posibles complicaciones que puede ocasionar.

VARICORRAGIA

Es la rotura de una vena varicosa, no tratada, que provoca hemorragia. Ocurre con frecuencia en venas oscuras, superficiales y descuidadas. Se produce sin aviso ni síntoma alguno y es caso de Urgencia.

TROMBOSIS VENOSA – EL ENEMIGO SILENCIOSO

Es un serio problema médico que consiste en la formación de un coágulo dentro de las venas hasta llegar a obstruirlas.
Si se desprende forma un “émbolo” que se desplaza a distancia ocasionado una EMBOLIA.
Esta es riesgosa y grave y su localización más frecuente es en pulmon (y en cerebro , en casos de «Foramen Oval»).

ULCERA VENOSA – UN CALVARIO EN LAS PIERNAS

Es una herida de larga data, que se produce en general, en la mitad inferior de la pierna y en tobillos. En el 70% de los casos es de origen venoso.

De difícil solución debido a su cronicidad y al deficiente diagnóstico diferencial que suele hacerse en Atención primaria, es una de las patologías más serias por el deterioro físico, laboral y psicológico que produce en los enfermos y sus familiares.

Cuándo consultar al médico

El cuidado personal —como ejercitarse, elevar las piernas o usar medias de compresión— puede ayudar a aliviar el dolor de las venas varicosas y puede impedir que empeoren. No obstante, si te preocupa el aspecto y la sensación de las venas, pero las medidas de cuidado personal no evitaron que la afección empeore, consulta con tu médico.

Prevención

No existe una manera de prevenir por completo las venas varicosas. Pero mejorar la circulación y el tono muscular puede reducir el riesgo de desarrollar venas varicosas o que se formen nuevas. Las mismas medidas que puedes tomar para tratar el malestar por las venas varicosas en el hogar pueden ayudar a prevenir las venas varicosas, entre ellas:

  • Hacer ejercicio
  • Controlar el peso
  • Seguir una dieta rica en fibras y con bajo contenido de sal
  • Evitar los tacos altos y los calcetines ajustados
  • Elevar las piernas
  • Cambiar la posición de sentado o de pie periódicamente