Home COVID-19 Trump quiere postergar las elecciones. Pero, ¿Podrá hacerlo?

Trump quiere postergar las elecciones. Pero, ¿Podrá hacerlo?

261
0

El presidente Donald Trump sugirió explícitamente postergar las elecciones presidenciales de noviembre el jueves 30 de Julio, prestando una voz extraordinaria a las persistentes preocupaciones de que tratará de eludir la votación para una contienda en el que actualmente está detrás de su oponente en las encuestas por dos dígitos.

Trump no tiene autoridad para retrasar una elección, y la Constitución le da al Congreso el poder de fijar la fecha para votar. Los legisladores de ambos partidos dijeron casi de inmediato que no había probabilidad de que la elección se retrasara.

Sin embargo, el mensaje de Trump ofrece una apertura, temida desde hace mucho tiempo por los demócratas, de que tanto él como sus seguidores podrían negarse a aceptar los resultados presidenciales. Al cuestionarlo con anticipación, Trump está preparando a aquellos en su base de votantes para dudar de la legitimidad de cualquier resultado que surja en las primeras semanas de noviembre.

En su tuit el jueves por la mañana, 96 días antes de las elecciones y minutos después de que el gobierno federal reportó la peor contracción económica en la historia registrada, Trump ofreció la sugerencia porque afirmó sin pruebas que la elección sería defectuosa.

“Con la votación universal por correo (no la votación en ausencia, lo cual es bueno), 2020 será la elección más INACTIVA Y FRAUDULENTA de la historia. Será una gran vergüenza para Estados Unidos,” escribió.  “¿Retrasar la elección hasta que la gente pueda votar de manera adecuada y segura?”

No hay evidencia de que la votación por correo genere fraude. Las elecciones estadounidenses han tenido lugar durante guerras y depresiones sin aplazamientos. Las elecciones generales se fijaron el primer martes después del primer lunes de noviembre desde 1845.

Trump ha tratado previamente de avivar el miedo y sentar las bases para cuestionar los resultados de las elecciones al promover la idea de que la votación por correo conduce a un fraude generalizado y una elección “manipulada.” Los demócratas han advertido que sus esfuerzos están destinados tanto a suprimir el voto como a proporcionar una razón para negarse a dejar el cargo si pierde.

Los representantes de Trump se habían burlado previamente de las sugerencias de los demócratas de que intentaría retrasar las elecciones, alegando que eran conspiraciones infundadas. Su tuit del jueves marca la primera vez que Trump plantea abiertamente la idea de cambiar la fecha de votación.

Si bien Trump alentó a los estados a levantar las restricciones a las empresas y dijo que las escuelas deben reabrir para el aprendizaje en persona en el otoño boreal, su sugerencia el jueves de que las elecciones podrían retrasarse debido a la pandemia socava sus esfuerzos para actuar como si el virus estuviera bajo control.

Una economía una vez pujante que Trump esperaba usar como su argumento central de reelección se ha contraído. Las cifras del jueves mostraron que la economía de Estados Unidos se contrajo a una tasa anual de 32,9% de abril a junio, su peor caída registrada.

En cambio, Trump recurrió a las divisiones raciales y a atraer a los votantes blancos mientras trabaja para consolidar el apoyo entre los electores que ganó en 2016. Y ha tomado medidas para socavar los resultados de las elecciones de manera que reflejen una ruptura extraordinaria en la tradición.

Cuando se le preguntó durante una entrevista con Chris Wallace de Fox News la semana pasada si aceptaría los resultados de las elecciones, Trump se negó a hacerlo.

Pero históricamente, votar por correo no ha llevado a un fraude electoral masivo. Y los expertos electorales no partidistas dicen que la posibilidad de que entidades extranjeras impriman millones de boletas por correo fraudulentas en noviembre es muy poco probable.

El presidente no tiene el poder de cambiar la fecha de la elección. El día de las elecciones se establece por estatuto del Congreso, y la mayoría de los expertos están de acuerdo en que no se puede cambiar sin la aprobación del Congreso.

El jueves, tanto republicanos como demócratas dijeron que la sugerencia de Trump no tiene futuro.

Fuente: CNN