Home Locales ¿Sufre de mal olor en las axilas o en otro lugar de...

¿Sufre de mal olor en las axilas o en otro lugar de su cuerpo?

247
0

Tener un desagradable olor corporal y sudar en abundancia son hechos que afectan tu autoestima, pues podrían generarte vergüenza y rechazo de las demás personas. A su vez la sudoración abundante, también llamada hiperhidrosis, condiciona varios aspectos de tu vida como la participación en eventos públicos o la elección de la ropa.    

SALUD-. La sudoración y el olor corporal son comunes cuando haces ejercicio o tienes demasiado calor. También son comunes cuando estás nervioso, ansioso o estresado.

Bromhidrosis u osmidrosis son los nombres que recibe el mal olor corporal y que, según expertos en el tema, afecta mayormente las axilas, pero también se puede originar en los pies y en la zona genital. Este se describe como “un olor rancio, agrio y siempre desagradable que se aparta mucho del olor natural que la gente acepta en las personas.

La bromhidrosis, es una entidad subdiagnosticada en razón a que muchas personas piensan que es algo pasajero o que se puede manejar con solo bañarse. Está presente en todas las razas, pero es más frecuente en hombres adultos (aunque puede aparecer a cualquier edad).

Los cambios inusuales en la sudoración, ya sea la transpiración excesiva (hiperhidrosis) o poca o ninguna transpiración (anhidrosis), pueden ser motivo de preocupación. Los cambios en el olor corporal también pueden indicar un problema de salud.

En otras circunstancias, el estilo de vida y los tratamientos caseros generalmente pueden ayudar a controlar la sudoración y el olor corporal normales.

Síntomas

De forma natural, algunas personas sudan más o menos que otras. El olor corporal también puede variar según la persona. Consulta con el médico si:

  • De repente, comienzas a sudar mucho más o menos de lo habitual
  • La sudoración perturba tu rutina diaria
  • Tienes sudoraciones nocturnas sin razón aparente
  • Notas un cambio en tu olor corporal

Causas

La sudoración y el olor corporal son causados por las glándulas sudoríparas del cuerpo. Los dos tipos principales de glándulas sudoríparas son las glándulas ecrinas y las glándulas apocrinas. Las glándulas ecrinas se encuentran en la mayor parte del cuerpo y se abren directamente sobre la superficie de la piel. Cuando la temperatura corporal aumenta, estas glándulas liberan líquidos que refrescan el cuerpo a medida que se evaporan.

Las glándulas apocrinas se encuentran en áreas donde tienes vello, como las axilas y la ingle. Estas glándulas liberan un líquido lechoso cuando estás estresado. Este líquido es inodoro hasta que se combina con las bacterias de la piel.

Diagnóstico

Para diagnosticar un problema con la sudoración y el olor corporal, tu médico probablemente te preguntará acerca de tu historial médico y te realizará un examen. El médico puede examinar tu sangre u orina. Los exámenes pueden mostrar si el problema es causado por una afección médica, como una infección, diabetes o una tiroides hiperactiva (hipertiroidismo).

La cromatografía o espectroscopía contribuye a identificar los químicos que producen el olor. Es un método específico y sensible que se usa solo en casos específicos.
La biopsia de piel puede estar recomendada en algunos casos en los que se planteen soluciones quirúrgicas.

Tratamiento

Si te preocupa la sudoración y el olor corporal, la solución puede ser simple: un antitranspirante y desodorante de venta libre.

  • Antitranspirante. Los antitranspirantes contienen compuestos a base de aluminio que bloquean temporalmente los poros sudoríparos, reduciendo así la cantidad de sudor que llega a la piel.
  • Desodorante. Los desodorantes pueden eliminar el olor pero no la transpiración. Por lo general, son a base de alcohol y vuelven la piel ácida, haciéndola menos atractiva a las bacterias. Los desodorantes a menudo contienen fragancias perfumadas destinadas a enmascarar los olores.

Si los antitranspirantes de venta libre no ayudan a controlar la sudoración, el médico puede indicarte un producto recetado. Estas son soluciones fuertes que pueden causar enrojecimiento, inflamación y picazón en la piel de algunas personas.

Los expertos aseguran que es indispensable mantener la piel seca. Para ello son apropiados no solo la higiene diaria y el uso de desodorante, sino también la depilación axilar mediante afeitado o láser. Ante la presencia de bacterias, el uso de antibióticos tópicos en las áreas afectadas por varias semanas puede ser de gran ayuda, aunque también pueden emplearse jabones con antiséptico o antibióticos.

Hay tratamientos quirúrgicos que retiran el tejido subcutáneo de la axila o extirpan las glándulas de manera selectiva. Se ha probado la aplicación de toxina botulínica, iontoforesis (medicamentos con uso de corrientes eléctricas) y el uso de sustancias tópicas para mantener secas las zonas afectadas.

Fuente: Mayoclinic