Home COVID-19 ¿Sirven los batidos de frutas y verduras para fortalecer el sistema inmunológico?

¿Sirven los batidos de frutas y verduras para fortalecer el sistema inmunológico?

419
0

Salud-. Bajo la mira de la pandemia por el coronavirus y con la aparición de nuevas cepas, una consulta frecuente es ¿cómo podemos fortalecer nuestro sistema inmunológico? Además de respetar tener en cuenta nuestro turno de vacunación, debemos saber que la alimentación, un buen descanso e incluso el estado de ánimo pueden ayudar a mejorar nuestras defensas, así lo aseguran expertos en salud, nutrición y bienestar.

El sistema inmunológico es definido como un grupo variado de órganos, células y moléculas distribuidos por todo el cuerpo, y son los responsables de protegernos de invasores dañinos como los gérmenes, los virus y otras sustancias extrañas que causan enfermedades, a veces crónicas. Los glóbulos blancos, que tienen un papel principal en la respuesta inmunitaria del cuerpo, se agrupan en los ganglios linfáticos y otras partes del sistema inmune.

Nuestro sistema inmune tiene la capacidad de distinguir las células sanas de aquellas que no lo son, además son expertas en reconocer las señales de peligro. Estas células pueden ser nocivas cuando hay una infección o por un daño causado gracias a agentes no infecciosos, como quemaduras por el sol o cáncer. Por otro lado los microbios infecciosos, como son los virus y las bacterias, liberan otro grupo de señales que pueden ser identificadas por el organismo.

Hacerlo no es nada complicado. No se trata de buscar píldoras mágicas que de un día para otro nos van a blindar contra virus y bacterias, en sencillos alimentos como las frutas algunas verduras están los nutrientes que te ayudarán a estar más fuerte y resistente.

Además de ricas en nutrientes y en sabor son versátiles ya que las puedes utilizar en ensaladas, batidos o comerlas en su mejor versión, es decir, recién caídas del árbol o de la planta.

# 1 Guayabas:

En el número de este top encontramos la guayaba. Esta fruta es una explosión de sabores dulces y ácidos en la boca. Después de lavarla puedes consumirla directamente, preparar un batido, una rica jalea o en cascos endulzados con Stevia. Tiene altos niveles de vitamina C (378 mg por taza) lo cual promueve la producción de colágeno. Además de estimular tu sistema inmunológico, son una rica fuente de fibra (9 gramos por taza).

# 2 Kiwi

Por fuera es pequeño y un poco raro, pero al abrirlo su impactante verde y belleza te va a conquistar y eso que no aún no lo has probado. Al hacerlo tu cuerpo experimentará una grata sensación refrescante mientras aumentas los niveles de vitamina C. En un kiwi mediano encuentras 70.5 mg de esta componente.

# 3 Pimientos

Hay verdes, rojos y amarillos. Cualquiera que escojas le dará un toque de frescura y color a tus preparaciones. Recuerda que entre más colores pongas en tu plato más vitaminas y nutrientes tendrás. La ventaja es que puedes cocerlo o añadirlo crudo a tus preparaciones. ¿No te apetecería un pimiento en julianas con hummus de berenjena? Seguro que estás diciendo que sí. Anímate a prepararlo, sorprende a tus invitados con esta deliciosa entrada o como merienda.

# 4 Fresas

Esta fruta puede ser la más versátil de este listado. Está cargada de nutrientes, antioxidantes y de un aspecto sin igual que embellece cualquier plato, ya sea un desayuno con un delicioso parfait, una ensalada verde con mix de lechugas al almuerzo o un batido previo a tu entrenamiento. En una porción, que son alrededor 5 a 6 fresas, obtienes el 100% de tu ingesta recomendada de vitamina C por día.

#5 Jengibre

Para empezar, te cuento que el jengibre (Zingiber officinale) es una planta de la familia de las zingiberáceas. Su raíz es muy útil en gastronomía por su aroma, su curioso sabor y sus aplicaciones terapéuticas. La planta puede llegar a tener unos 90 cm con hojas de hasta 20 centímetros.

Se utiliza desde hace tiempos inmemoriales en la cultura asiática, no sólo como alimento o para dar sabor, sino por sus cualidades terapéuticas y preventivas.

Además también podríamos incluir en esas «propiedades» la de mejora de nuestros platos, es decir, es capaz de dar un sabor muy interesante a recetas que normalmente no lo tendrían.

Beneficios y cualidades del jengibre

Aunque hay muchas más, éstas son algunas de las más destacadas:

  • Es espectorante, ayuda a reducir la cantidad de mucosidad y flemas.
  • Es antibacteriano y antioxidante.
  • Disminuye la sensación de náuseas.
  • Produce cierto efecto relajante gracias al cineol.
  • Regula la circulación sanguínea por su alto contenido en magnesio y zinc.
  • Acelera la digestión y mejora la absorción de nutrientes.
  • Combate las migrañas.
  • Muchos cantantes acostumbran a masticar una rodaja de jengibre cuando tienen afonía… ¡y les que funciona!

Contraindicaciones del jengibre

En personas sanas no suele tener ningún tipo de contraindicación, salvo si se realiza una ingesta masiva o si se tiene algún tipo de alergia alimentaria.

  • Aumenta la temperatura corporal al ser pirético, por lo que no se aconseja cuando hay síntomas de fiebre.
  • Si se realiza una ingesta desproporcionada puede producir gastritis, úlceras, colon irritable y colitis.
  • Retrasa la coagulación de la sangre y no es recomendable cuando se están tomando medicamentos anticoagulantes o lo contrario, en hemofílicos.
  • Tampoco si se está bajo un tratamiento de hipertensión, diabetes o patologías cardíacas.

Si no tenemos suficientes defensas en nuestro cuerpo, es muy probable que fácilmente adquiramos gripes, resfriados y diferentes tipos de infeccionesEsto pueden afectar por un tiempo y hace que vaya desmejorando nuestra calidad de vida.

Para que tengamos un funcionamiento ideal y óptimo, nuestro sistema inmunológico depende de que tengamos todos los nutrientes esenciales en bien balanceados. Por ejemplo, las personas cuyas dietas son bajas en hierro, selenio, vitaminas A, C y D, y muchas del complejo B, tienen menos glóbulos blancos, que son la primera línea de defensa contra las enfermedades.

Los expertos en nutrición nos persuaden a que debemos consumir todos los tipos y colores de frutas y verduras que podamos, junto con granos integrales, proteínas magras, lácteos bajos en grasas y aceites saludables. Enfatizan además, que debemos evitar los productos ultraprocesados, que se caracterizan por un alto contenido graso, de azúcares añadidos o de carbohidratos refinados.