Home COVID-19 Según un estudio la píldora Pfizer para tratar el COVID-19 no mostró...

Según un estudio la píldora Pfizer para tratar el COVID-19 no mostró ningún beneficio en adultos más jóvenes

223
0

Si bien Paxlovid redujo las hospitalizaciones entre personas de 65 años o más en aproximadamente un 75 %, las personas de entre 40 y 65 años no vieron ningún beneficio medible.

WASHINGTON – La píldora COVID-19 de Pfizer parece brindar poco o ningún beneficio para los adultos más jóvenes, al tiempo que reduce el riesgo de hospitalización y muerte para las personas mayores de alto riesgo, según un gran estudio publicado el miércoles.

Es probable que los resultados de un estudio israelí de 109,000 pacientes renueven las preguntas sobre el uso de Paxlovid por parte del gobierno de los EE. UU., que se ha convertido en el tratamiento de referencia para el COVID-19 debido a su comodidad en el hogar. La administración Biden ha gastado más de $10 mil millones en comprar el medicamento y ponerlo a disposición en miles de farmacias a través de su iniciativa de prueba y tratamiento.

Los investigadores encontraron que Paxlovid redujo las hospitalizaciones entre personas de 65 años o más en aproximadamente un 75 % cuando se administró poco después de la infección. Eso es consistente con los resultados anteriores utilizados para autorizar la droga en los EE. UU. y otras naciones.

Pero las personas de entre 40 y 65 años no vieron ningún beneficio medible, según el análisis de los registros médicos.

El estudio tiene limitaciones debido a su diseño, que recopiló datos de un gran sistema de salud israelí en lugar de inscribir a los pacientes en un estudio aleatorio con un grupo de control, el estándar de oro para la investigación médica.

Los hallazgos reflejan la naturaleza cambiante de la pandemia, en la que la gran mayoría de las personas ya tienen alguna protección contra el virus debido a la vacunación o infección previa. Para los adultos más jóvenes, en particular, eso reduce en gran medida los riesgos de complicaciones graves de COVID-19. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades estimaron recientemente que el 95% de los estadounidenses mayores de 16 años han adquirido algún nivel de inmunidad contra el virus.

“Paxlovid seguirá siendo importante para las personas con mayor riesgo de COVID-19 grave, como las personas mayores y aquellas con sistemas inmunitarios comprometidos”, dijo el Dr. David Boulware, investigador y médico de la Universidad de Minnesota, que no participó en el estudio. “Pero para la gran mayoría de los estadounidenses que ahora son elegibles, esto realmente no tiene muchos beneficios”.

Un portavoz de Pfizer se negó a comentar sobre los resultados, que se publicaron en el New England Journal of Medicine.

La Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. autorizó Paxlovid a fines del año pasado para adultos y niños mayores de 12 años que se consideran de alto riesgo debido a afecciones como obesidad, diabetes y enfermedades cardíacas. Más del 42 % de los adultos estadounidenses se consideran obesos, lo que representa 138 millones de estadounidenses, según los CDC.

En el momento de la decisión de la FDA, no había opciones para tratar el COVID-19 en el hogar, y Paxlovid se consideró fundamental para frenar las hospitalizaciones y las muertes durante el segundo aumento invernal de la pandemia. Los resultados del fármaco también fueron mucho más fuertes que los de una píldora competidora de Merck.

La FDA tomó su decisión con base en un estudio de Pfizer en pacientes de alto riesgo que no habían sido vacunados ni tratados por una infección previa de COVID-19.

“Esas personas existen, pero son relativamente raras porque la mayoría de las personas ahora se vacunaron o se infectaron”, dijo Boulware.

Pfizer informó a principios de este verano que un estudio separado de Paxlovid en adultos sanos, vacunados y no vacunados, no logró mostrar un beneficio significativo. Esos resultados aún no se han publicado en una revista médica.

Se han surtido más de 3,9 millones de recetas de Paxlovid desde que se autorizó el medicamento, según los registros federales. Un curso de tratamiento es de tres pastillas dos veces al día durante cinco días.

Un portavoz de la Casa Blanca señaló el miércoles varios documentos recientes que sugieren que Paxlovid ayuda a reducir las hospitalizaciones entre las personas de 50 años o más. Los estudios no han sido publicados aún en revistas revisadas especializadas.

“El riesgo de resultados severos de COVID es a lo largo de un gradiente, y el creciente cuerpo de evidencia muestra que las personas entre las edades de 50 y 64 también pueden beneficiarse de Paxlovid”, dijo Kevin Muñoz en un comunicado enviado por correo electrónico.

Los funcionarios de la administración han estado trabajando durante meses para aumentar el uso de Paxlovid, abriendo miles de sitios donde los pacientes que dan positivo en la prueba pueden surtir una receta. El mes pasado, los funcionarios estadounidenses ampliaron aún más el acceso al permitir que los farmacéuticos receten el medicamento.

La Casa Blanca señaló recientemente que es posible que pronto deje de comprar vacunas, medicamentos y pruebas para el COVID-19, transfiriendo la responsabilidad al mercado de seguros privados. Bajo ese escenario, las aseguradoras podrían establecer nuevos criterios sobre cuándo pagarían a los pacientes para que recibieran Paxlovid.