Home Locales ¿Sabes de los beneficios de comer almendras remojadas en agua?

¿Sabes de los beneficios de comer almendras remojadas en agua?

912
0

Las almendras. Consiguen disminuir la proporción entre cintura y cadera, y con ello las posibilidades de sufrir un infarto.

Un estudio publicado en el Journal of Food Science, encontró que el consumo de almendras remojadas ayuda a limpiar el estómago más rápido y también hace más fácil para digerir las proteínas.

Las almendras remojadas favorecen la liberación de enzimas digestivas que nos ayudarán a absorber mucho mejor sus nutrientes. Colocar las almendras en agua durante, al menos, 8 horas ayuda a que se libere en ellas la enzima lipasa, un componente muy poderoso que nos ayuda en la digestión de las grasas.

Comer almendras remojadas con regularidad puede ayudar a acelerar el proceso de pérdida de peso. De acuerdo con un estudio publicado en el International Journal of Obesity Trastornos metabólicos relacionados añadiendo las almendras en la dieta baja en calorías era extremadamente beneficioso en la pérdida de peso.

Si acostumbramos a los niños a tomar cada día entre 4 y 6 almendras remojadas, ayudaremos a favorecer su adecuado desarrollo cerebral. Ya que estas, son ricas en ácido fólico y en ácidos grasos esenciales, muy adecuados para agudizar la memoria y mejorar la inteligencia de los niños.

De acuerdo con un estudio publicado en el Journal of Nutrition, las almendras son agentes antioxidantes muy potentes que evitan la oxidación del colesterol LDL. Además, regulan los niveles de glucosa en la sangre, minimizando el riesgo de padecer diabetes.

Un truco para potenciar sus bondades es dejarlas reposar en un refractario con agua durante toda la noche y comerlas al día siguiente.

Más Beneficios:

  • Aceleran la digestión
  • Combaten el estreñimiento
  • Previenen el cáncer
  • Regulan la presión arterial
  • Reducen el estrés y la ansiedad
  • Mejoran la memoria
  • Favorecen la pérdida de peso
  • Disminuyen la inflamación
  • Fortalecen el corazón
  • Protegen la piel
  • Controlan la flacidez