Home COVID-19 Nuevas pruebas en humanos de una posible vacuna contra el coronavirus están...

Nuevas pruebas en humanos de una posible vacuna contra el coronavirus están siendo realizadas por la gigante farmacéutica Pfizer

1126
0

Junto a la compañía farmacéutica alemana BioNTech, Pfizer, anunció que una potencial vacuna contra el coronavirus ya comenzó este lunes a realizarse las pruebas en humanos en los Estados Unidos. Si las pruebas tienen éxito, la vacuna podría estar lista para su uso de emergencia en septiembre.

Los estudios y pruebas basados en un material genético conocido como ARN mensajero, lleva las instrucciones para que las células produzcan proteínas. Inyectando un ARN mensajero especialmente diseñado en el cuerpo, la vacuna podría, potencialmente, decirle a las células cómo evitar que la proteína de la púa del coronavirus pueda entrar sin realmente enfermar a una persona. 

El ARN mensajero (ARNm) es una molécula de ARN de cadena simple, complementaria a una de las cadenas de ADN de un gen. El ARNm es una versión del ARN del gen que sale del núcleo celular y se mueve al citoplasma donde se fabrican las proteínas. Durante la síntesis de proteínas, un orgánulo llamado ribosoma se mueve a lo largo del ARNm, lee su secuencia de bases, y utiliza el código genético de traducir cada triplete de tres bases o codón, en su aminoácido correspondiente.

La vacuna podría entrenar a todo el sistema inmunológico para producir anticuerpos y combatir una infección, y debido a que el virus típicamente usa la proteína como una llave para abrir y tomar el control de las células pulmonares, la tecnología a su vez, también tiene la ventaja de ser más rápida de producir, y tiende a ser más estable que las vacunas tradicionales, que utilizan cepas de virus debilitadas.

Enfoques similares están siendo probados por otras compañías farmacéuticas como CanSino, Moderna e Inovio,  que algunos ya han comenzaron la primera fase de pruebas en humanos hace unas semanas. Pero ninguna vacuna esta siendo fabricada con esta tecnología para otros virus y que haya llegado al mercado mundial.

La dos compañías farmacéuticas, Pfizer que tiene su sede en Nueva York, y BioNTech, , inyectaron el mes pasado en Alemania a los primeros voluntarios humanos con su vacuna, llamada BNT162. Esta inyección experimental se administró a sólo 12 adultos sanos, aunque el ensayo se ampliará a 200 participantes.

En los Estados Unidos el estudio se llevará a cabo en la Facultad de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York, la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland, el Centro Médico de la Universidad de Rochester y el Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati, y se planea probar la vacuna en 360 voluntarios sanos para la primera etapa del estudio, sumando 8.000 voluntarios al final de la segunda etapa. 

Estos participantes se dividirán en grupos para comparar cuatro variaciones de la vacuna, cada una de las cuales representa un formato de ARN mensajero con instrucciones para hacer una pieza distinta de la maquinaria de la proteína de punta. Los médicos vigilarán muy de cerca los niveles de anticuerpos de los participantes, las enzimas del hígado y otros indicadores de posibles efectos secundarios.