Home COVID-19 Los trabajadores esenciales de Connecticut podrían recibir bonos de $ 233, no...

Los trabajadores esenciales de Connecticut podrían recibir bonos de $ 233, no de $ 1,000

412
0

El personal de los hogares de ancianos, los trabajadores de las tiendas de comestibles y otras personas que mantuvieron los servicios esenciales en funcionamiento durante la pandemia recibirían bonos de alrededor de $233 cada uno, ni siquiera una cuarta parte de los $1,000 que los funcionarios estatales les ofrecieron

HARTFORD, CT- Más de ocho de cada 10 solicitudes aprobadas, 108.838 en total, procedían de trabajadores que ganaban menos de $100.000 al año y, por lo tanto, se suponía que recibirían la subvención máxima de $1.000.

Los nuevos cálculos publicados ayer miércoles por el Contralor estatal electo Sean Scanlon y por la Contralora Natalie Braswell. Scanlon también renovó su llamado para proporcionar los bonos completos, informando que costaría al menos $ 99 millones adicionales mantener lo que efectivamente equivalía a una promesa de recordar y recompensar a los trabajadores del sector privado que arriesgaron sus vidas cuando el coronavirus azotó en 2020. 

Contralora Natalie Braswell

“Creo que ha sido obvio para todos durante meses que no había suficiente dinero y que había más interés en el programa de lo que todos esperaban”, dijo Scanlon, un representante estatal que fue elegido a principios de este mes para su primer mandato como contralor, y quien tendrá que administrar el programa Premium Pay después de que asuma el cargo el 4 de enero. Hizo su anuncio en el Hospital Hartford, donde muchos trabajadores de la salud buscaban bonos por la pandemia.

“La oficina del contralor está en la posición insostenible de tener que prorratear un cheque a alguien que literalmente arriesgó su vida por nuestro estado”, dijo Scanlon, y agregó que todo se haría “por una cantidad de dinero que personalmente creo que es inaceptable.”

Más de 248.000 trabajadores presentaron solicitudes, aunque solo se completaron unas 207.000. De esos, 134.010 fueron aprobados, según la Contraloría.

Más de ocho de cada 10 solicitudes aprobadas, 108.838 en total, procedían de trabajadores que ganaban menos de $100.000 al año y, por lo tanto, se suponía que recibirían la subvención máxima de $1.000.

Unos 12.500 más procedían de personas que ganaban entre 100.000 y 150.000 dólares. Eran elegibles para subvenciones que oscilaban entre $ 800 y $ 200, pero, a menos que se agreguen más recursos al programa, se prorratearán a la baja hasta $ 46.

Cerca de 12.000 trabajadores a tiempo parcial solicitaron una subvención de $500. Eso se reduciría a $116.

“Desde que se lanzó este programa, mi personal y yo hemos escuchado de innumerables trabajadores esenciales que necesitan apoyo financiero”, dijo Braswell, quien ha sido contralora durante el último año desde que su predecesor, el demócrata Kevin P. Lembo, se retiró por motivos de salud. . “Los números de aprobación iniciales muestran la escala de esa necesidad, con decenas de miles de trabajadores de primera línea que cumplen con los criterios de asistencia. Animo a los legisladores a explorar todas las oportunidades para ampliar los fondos para el programa y brindar la mayor ayuda posible a quienes se sacrificaron por nosotros durante la pandemia”.

Incluso cuando el gobernador Ned Lamont y la Asamblea General aprobaron el programa en mayo, los defensores laborales advirtieron que el presupuesto de $30 millones que le asignaron era lamentablemente inadecuado.

Hasta el 5% del presupuesto del programa de $30 millones se destinó a costos administrativos y de marketing, dejando $28,5 millones para subvenciones. Por simple matemática, el programa no pudo entregar más de 28,500 subvenciones de $1,000 cada una.

El Comité Laboral de la legislatura había recomendado un programa de $750 millones que se esperaba proporcionara a cientos de miles de trabajadores del sector público y privado subvenciones de hasta $2,000 por persona. Pero esa idea careció del apoyo de Lamont y de la legislatura en pleno.

Los empleados estatales sindicalizados llevarán a la administración de Lamont a arbitraje el 16 de diciembre para abogar por bonos especiales por la pandemia.

Para estirar los dólares, la administración de Lamont y los legisladores estipularon que todos los bonos se reducirían proporcionalmente si la demanda excedía la oferta.

Los legisladores republicanos dijeron que la evidente falta de fondos para el programa de Connecticut mostraba que era poco más que un truco del año electoral estatal. Fue diseñado, dijeron, para capturar los titulares de verano y otoño para Lamont y sus compañeros demócratas en las urnas, pero nunca para cumplir con las subvenciones anunciadas en su totalidad. Lamont fue reelegido para un segundo mandato a principios de este mes, mientras que los demócratas mantuvieron amplias mayorías en la Cámara y el Senado.

Lamont solo ha dicho que revisaría cualquier propuesta de financiamiento adicional de los legisladores.

Algunos demócratas, incluida la representante Robyn Porter de New Haven y la senadora Julia Kushner de Danbury, quienes copresiden el Comité Laboral, han dicho que Connecticut debe proporcionar las subvenciones completas que se ofrecen a los trabajadores esenciales. Porter había predicho a principios de otoño que, en ausencia de más fondos estatales, las subvenciones prorrateadas podrían no ser suficientes para cubrir una semana de comestibles.

Según las estimaciones del Departamento de Agricultura de los EE. UU. para los costos semanales de alimentos para una familia de cuatro, con dos adultos y dos niños en edad escolar, una factura de comestibles “moderada” promedió, a nivel nacional, $ 252.90 en septiembre.