Home Economia Gobernador Ned Lamont está considerando extender los impuestos a productos de primera...

Gobernador Ned Lamont está considerando extender los impuestos a productos de primera necesidad

396
0
Gob. Ned Lamont propone extender los impuestos a comestibles y medicinas en el estado

El gobernador electo Ned Lamont dice que quiere poner fin al déficit del presupuesto en el estado pero que para eso tendría que extender el impuesto a las tiendas de comestibles, medicamentos y otros productos de la canasta familiar.

Según expertos en el tema ampliar el impuesto a las ventas no rompería ninguna promesa de campaña hecha por Lamont, pero que abriría un debate incómodo sobre un impuesto que se afectaría más a los hogares de trabajadores pobres y de clase media.

Lamont prometió durante la campaña de 2018 que no aumentaría el impuesto a la renta ni vaciaría las reservas presupuestarias del estado para cerrar un déficit de $ 1,5 mil millones proyectado para el próximo año fiscal, y dijo que ninguna de esas medidas brindaría estabilidad fiscal a un estado que ha luchado por lograrlo.

Ganar la aprobación de una medida que extienda el impuesto sobre las ventas del estado a las tiendas de comestibles y otros artículos exentos, probablemente encenderá la capacidad de la administración nueva para enmarcar el primer presupuesto de Lamont como el primer paso necesario para terminar con el déficit presupuestario crónico del estado.

Productos de primera necesidad se verían afectados por alza en los impuestos

Mitigar ese impacto es una ley federal que prohíbe la tributación de los alimentos comprados a través de SNAP, el programa de asistencia nutricional complementaria conocido anteriormente como cupones de alimentos. Ahora sirve a 384,000 personas en 215,000 hogares en Connecticut.

Se proyecta que el impuesto a las ventas genere $ 4.2 mil millones este año fiscal, la segunda fuente de ingresos para el presupuesto de $ 20 mil millones después del impuesto a las ganancias. También tiene docenas de exenciones, muchas de las cuales se remontan a décadas, que podrían recaudar otros $ 2,7 mil millones si se terminan, según la Oficina de Análisis Fiscal no partidista de la legislatura.

Los bienes y servicios exentos abarcan desde libros de texto universitarios hasta semillas de vegetales, servicios de electrólisis y a las embarcaciones que sirven de bodegas de almacenamiento en el invierno.