Home Mundo Ex oficial de policía atacó un centro infantil tailandés y asesinó al...

Ex oficial de policía atacó un centro infantil tailandés y asesinó al menos a 36 personas incluidos niños en edad pre-escolar

280
0

El ataque tuvo lugar en la localidad rural de Nongbua Lamphu, en el noreste de Tailandia, en una de las regiones más pobres del país.

BANGKOK, Tailandia — Un exoficial de policía que enfrentaba un cargo por drogas irrumpió el jueves en una guardería en Tailandia, mató a decenas de niños en edad preescolar y maestros y luego disparó a más personas mientras huía. Al menos 36 personas murieron en la masacre más mortífero en la historia de la nación.

El agresor, que fue despedido a principios de este año, se quitó la vida después de matar a su esposa e hijo en su casa.

La policía identificó al sospechoso como el ex oficial de policía Panya Kamrap, de 34 años. El mayor general de policía Paisal Luesomboon dijo a PPTV en una entrevista que fue despedido de la fuerza a principios de este año debido al cargo de drogas.

La policía identificó al sospechoso como el ex oficial de policía Panya Kamrap, de 34 años.

Las fotos tomadas por los socorristas mostraron el piso de la escuela lleno de pequeños cuerpos de niños que aún estaban sobre sus mantas, donde habían estado tomando una siesta por la tarde. Las imágenes mostraban cortes en sus rostros y disparos en sus cabezas y charcos de sangre.

Un maestro le dijo a la emisora ​​​​pública ThaiPBS que el agresor salió de un automóvil e inmediatamente le disparó a un hombre que almorzaba afuera, luego disparó más tiros. Cuando el atacante hizo una pausa para recargar, el maestro tuvo la oportunidad de correr hacia adentro.

“Corrí para atrás, los niños estaban dormidos”, dijo la joven, que no dio su nombre, conteniendo las palabras. “Los niños tenían dos o tres años”.

El ataque tuvo lugar en la ciudad rural de Uthai Sawan en la provincia de Nongbua Lamphu, en el noreste de Tailandia, una de las regiones más pobres del país.

Otro testigo dijo que el personal de la guardería había cerrado la puerta con llave, pero el sospechoso entró disparado.

“La maestra que murió, tenía un niño en sus brazos”, dijo el testigo, cuyo nombre no se dio a conocer, a la televisión tailandesa Kom Chad Luek. “No pensé que mataría a los niños, pero disparó a la puerta y la atravesó”.

Al menos 10 personas resultaron heridas, incluidas seis de gravedad, dijo el portavoz de la policía Archayon Kraithong.

Un video tomado por un socorrista que llegó a la escena mostró a los rescatistas corriendo hacia el edificio de un solo piso pasando una puerta de vidrio rota, con gotas de sangre visibles en el suelo en la entrada.

En las imágenes publicadas en línea después del ataque, se podía escuchar a miembros de la familia llorando desesperados fuera del edificio. Una imagen mostraba el piso manchado de sangre donde las colchonetas para dormir estaban esparcidas por la habitación. Cuadros del alfabeto y otras decoraciones coloridas adornaban las paredes.

En una publicación de Facebook, el jefe de la policía tailandesa, general Dumrongsak Kittiprapas, dijo que el hombre, que había sido sargento, debía presentarse en la corte el viernes para una audiencia en el caso relacionado con la metanfetamina, y especuló que pudo haber elegido la guardería porque estaba cerca a su casa.

Anteriormente, Dumrongsak dijo a los periodistas que el arma principal utilizada fue una pistola de 9 mm que el hombre había comprado. Paisal dijo que también tenía una escopeta y un cuchillo.

El primer ministro de Tailandia, Prayut Chan-o-cha, que planeaba viajar al lugar el viernes, dijo a los periodistas que los informes iniciales indicaban que el exoficial tenía problemas personales.

“Esto no debería pasar”, dijo. “Siento una profunda tristeza hacia las víctimas y sus familiares”.

La policía no ha dado un desglose completo del número de muertos, pero ha dicho que al menos 22 niños y dos adultos murieron en la guardería. Al menos dos niños más fueron asesinados en otros lugares.

Las muertes relacionadas con armas de fuego en Tailandia son mucho más bajas que en países como Estados Unidos y Brasil, pero más altas que en Japón y Singapur, que tienen leyes estrictas de control de armas. La tasa de muertes relacionadas con armas de fuego en 2019 fue de aproximadamente 4 por 100 000, en comparación con aproximadamente 11 por 100 000 en los EE. UU. y casi 23 por 100 000 en Brasil.