Descubre cómo obtener los nuevos kits de prueba de COVID gratuitos

Cada hogar puede solicitar hasta cuatro pruebas gratuitas diseñadas para detectar las variantes del COVID-19 que circulan actualmente.

WASHINGTON – En un esfuerzo por prepararse ante un posible aumento de casos de COVID-19 durante los meses más fríos, la administración Biden anunció recientemente una inversión de $600 millones en la producción de nuevas pruebas de COVID-19 para uso en el hogar. Además, se ha relanzado un sitio web que permite a los estadounidenses solicitar hasta cuatro pruebas gratuitas por hogar.

Doce fabricantes en siete estados, desde California hasta Maryland, recibirán financiación para producir 200 millones de pruebas de venta libre, destinadas a reponer las reservas federales para uso gubernamental y satisfacer la demanda en línea.

Este esfuerzo busca prevenir problemas en la cadena de suministro que han llevado a escasez de pruebas en el pasado durante aumentos de casos. La administración Biden busca equilibrar la gestión de la pandemia mientras se prepara para las posibles implicaciones continuas del virus.

Dawn O’Connell, subsecretaria de preparación y respuesta del HHS, enfatizó la importancia continua de las pruebas caseras para controlar la propagación del virus y asegurar que el público estadounidense tenga acceso a estas herramientas. El sitio web estará abierto durante las vacaciones, y se considerará mantenerlo en funcionamiento si aumentan los casos.

Los pedidos de pruebas gratuitas pueden realizarse en COVIDTests.gov a partir del 25 de septiembre, con entregas gratuitas a través del Servicio Postal de los Estados Unidos. Cada hogar puede solicitar hasta cuatro pruebas gratuitas, diseñadas para detectar las variantes del COVID-19 que circulan actualmente.

Esta iniciativa se suma a los esfuerzos federales para proporcionar pruebas gratuitas a centros de atención a largo plazo, escuelas, viviendas para personas mayores de bajos ingresos, personas sin seguro y comunidades desatendidas. Los fabricantes distribuirán las pruebas producidas para uso federal en 18 meses, asegurando un suministro continuo.

Esta inversión busca garantizar que los recursos estén disponibles para afrontar la temporada de otoño e invierno y la posibilidad de un aumento en los casos de COVID-19.

Related Articles